Media noche en la oficina

Por si alguien no se ha percatado, este blog es bien predecible: cada tanto publico alguna travesura de mi hijo; cada tanto alguna clavadez de mi psicóloga; cada tanto un hallazgo pseudo-sociológico; a cada rato algo bien estúpido. Ahora es el turno para el post workahólico.

En efecto, son las 12:01 de la noche y estoy acá cerrando edición, no terminaré hoy, ni mañana, quizá el viernes, o el lunes. Para despejarme, posteo.

Siempre, a estas alturas, tengo la sensación de que la revista no saldrá bien, que no terminaremos a tiempo. Casi nunca me equivoco: rara vez el número sale como a mí me hubiera gustado. Lo veo lleno de defectos. Después de 60 meses con lo mismo, no lo supero todavía.

Cuando finalmente me llega el ejemplar a las manos lo tomo con reticencia, con extremo cuidado, a cada página me puede brincar la errata a la cara. Paso una página. La errata duerme. Otra página. Otra. Otra. Y entonces. Auch. La errata a la yugular. Directa.

Cierro la revista de golpe, aprisionando la errata que aún se mueve entre sus páginas. Suspiro. Me siento como, me imagino, se han de sentir los papás de los políticos. Muy avergonzados. Con ganas de decir, no, yo no tuve ese engendro por el que votaste. Pero ni modo, igual los han de querer. Me imagino.

Sólo espero que las erratas no les brinquen con tanta violencia, como a mí, a los lectores.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo No sé qué demonios estoy posteando

7 Respuestas a “Media noche en la oficina

  1. Me da mucha risa porque en verdad cada vez que veo la revista en algún puesto de periódicos siempre me pregunto: ¿Así la habrá querido Felipe?¿Estará contento con el resultado?
    He estado ahí (algunas veces) cuando tienes cierre y delato através de las letras del messenger esa desesperación porque salga todo impecable. Me gusta creer que sufres al igual que yo con mis oficios… Pero sin duda tu tienes una ventaja sobre mi, aquello (lo tuyo) no es burocracia ¿O si?
    Ánimo.

  2. A mí sí, pero sigo comprando la revista.

  3. La revista que editas es muy mala… Pero tu compañia nocturna en los dìas de cierre lo compensa todo (:

  4. A mí sólo me saltó la foto de la hamburguesa. La mayonesa parece merengue.

  5. Vicco Castelari

    No te preocupes, te disculpas en el siguiente ejemplar, preocupate cuando sepas que no tendrás tal.

    Saludos

  6. Ana

    Según oí los políticos no tienen padres. Ni madre, ni padre!

    Este post también entraría en la categoría “Me tiro pa’ que me levanten”. No seas tan perfeccionista!

  7. pues yo ‘soy fans’ de tu revista y siempre la leo en tan sólo tres días… así que no te preocupes tanto.

    saludos!