Idealmente…

…este texto se iba a llamar “Los estados totalitarios”. No pensaba hablar de las ex repúblicas socialistas, ni las dictaduras latinoamericanas, sino de esa tendencia humana a fundar tiranías domésticas, y de mi proclividad a darme cuenta, demasiado tarde, de que estoy bajo un régimen absolutista. Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen. Sin duda todos mis tiranos los merezco.

De vez en cuando me rebelo y armo un golpe de estado, vivo mi proceso de deschongue y luego, gradual, engañosamente, empiezo a detectar el germen tirano en cualquier persona que me rodea. Por un tiempo pienso que es mi propia paranoia, que me equivoco, luego es patente: se ha instaurado el fascismo.

El problema del fascismo doméstico es que se confunde, al inicio, con la pureza de los ideales. Debiera abreviar y decir: el problema del fascismo (en general) son los ideales. Esos mismos ideales que los poetas (fascistas de clóset) veneran tanto. Edito aún más: el problema son los ideales. Punto.

Ni siquiera porque el nombre lo dice claramente: no son reales, son ideas. Pero ah, el romanticismo —en el que incurro con frecuencia— que nos hace creer que pueden ser reales.

El censo de suicidas, mártires y asesinos en nombre de los ideales es abrumador.

Me consuela pensar que a la muerte de un mártir de los ideales, lo recibe una troupe de comediantes de ultratumba que se ríen de su poco sentido del humor.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Netas del planeta

6 Respuestas a “Idealmente…

  1. Pamela

    Hola! Es la primera vez que dejo un comment en tu blog, pero me gusta mucho leerlo.

    Escribire algo que ni al caso; En este mundo los idealistas, soñadores, poetas (fascistas de closét) ya no tienen cabida.

    Eso daría lugar a entender que el fascismo doméstico debiera de extinguirse, pero al revés, se incrementa, ¿porque? Por la estúpida necesidad de los seres humanos a complicarse la vida, no creo que al tirano le alegre serlo, porque viendolo retrospectivamente, el tiranizado lo puso en ese lugar…

    Oh, diablos! Estoy desvariando cañón, jeje, una disculpa.

    Bueno, solo quería escribirte que tu blog me parece increíble, un saludo, cuídate mucho y sé feliz (:

  2. Justo hoy hablaba con mi hermano de algo parecido…dijimos algo como “Si nadie tuviera sentimientos todo sería más fácil, estariamos igual que ahora, siguiendo a alguna persona al mando pero no nos sentiriamos inferiores, simplemente lo aceptariamos.
    No habría esa necesidad de crear drama hasta porque pierde la selección…Ah la naturaleza tan sabia y los humanos tan estupidos!”

  3. ¿Las ideas son exclusivas del ser humano? ¿Los ideales?

    ¿Somos un ideal de Dios?

  4. Acaso, ¿has comenzado a vivir en pareja en añgún rincón de nuestro querido país?. Generalmente aquí así pasa: unos dominan, otros son dominados. La equidad está lejos de ser un estilo de vida.
    No te reveles, es degastante. Sigue buscando la social-democracia, llegará, llegará.
    Saludos,

  5. Ana

    Fácil, los humanitos estamos diseñados primordialmente para creer. De ahí los bienes y los males de la sociedad.

    Necesitamos creer en un Todopoderoso, necesitamos creer en el amor, necesitamos creer en nuestros semejantes, necesitamos creer… ese es el problema. La diferencia en esta situación la haría que antes que creer en medio mundo, habríamos de ir creyendo en nosotros mismos, vieran que cuando sucede eso se empieza a perder las ganas de creer en algo (alguien) más.

    Pero eso es cosa de entes supremos o no?

  6. Edito más: el problema.

    Excelente post.