Acuamán

La imagen ha de ser patética: bermuda entallada de lycra azul que llega por encima de las rodillas sobre un cuerpo velludo, pálido, que dista de ser atlético (una lonja ingobernable sobresale del traje de baño, por ejemplo). A eso hay que sumarle mis chanclas naranja con tema de balones de futbol, los gogles y la gorra que dice sport city. El único consuelo es que el agua nos democratiza —todos portan gorras y gogles— y que nadie se fija en ti. Bueno, cuando en el carril de junto ves a una señora regordeta en sus sesenta años nadar incansablemente vuelta y vuelta y vuelta y vuelta, con una brazada imparable, mientras uno tiene que detenerse para evitar un síncope cada 25 metros, uno comprende que la acuacracia tiene otras reglas, ilógicas. Como no puedo cerrar este párrafo sin alguna reivindicación a mi ego, debo decir que de 25 en 25 metros, cuando termino toda la rutina, ya he nadado un kilómetro completo, que es mucho más de lo que el bloguero promedio camina en un día cualquiera.

El mejor de esos días de alberca es el domingo, a condición de que logre convencer a Acuamancito a ponerse su trajecito, su gorrito y sus gogles.

Ya en el agua, la diversión está garantizada y sobre todo, yo puedo sentirme ligeramente superior.

—Mira —le digo— ¡qué rápido nado!
—¡Sí!

Seguro que el cachalote del carril de junto debe de mirarme con pena ajena por mi lentitud, pero mi hijo no tiene todavía esos parámetros y me mira asombrado al rostro, fijamente. Me imagino que soy su héroe.

—Papá…
—Sí, dime…
—Tienes un moco bien grandote aquí.

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Confesiones

11 Respuestas a “Acuamán

  1. Marilou

    Mmmm….hay días en que el ego se sumerge en las profundidades de una alberca y…

    ¡Parece ser que tu ego tiene espíritu de submarino!

    En fin…me encanta cuando acuamancito dice algo…es preciso y directo…sin rodeos…jajaja

  2. Lo he dicho ya en alguna ocasión:
    Tu hijo es lo máximo. Me encanta que se así de honesto, directo, preciso. Sólo espero que eso no se le quite con el tiempo… Como a muchos hombres que conzco.

  3. ¡Menos mal que tu hijo es el maduro de su relación!, los psicoanalistas son caros. : D

  4. Anny

    Las aventuras acuaticas rules !

    Cabe señalar que creo que tu hijo me esta robando, ahora sere fan de el lindo Acuamancito, y no fan tuya jaja….

  5. deya vu !
    en el último viajae a aguascalientes, una amiga, justificadamente apodada la Ivonne Pum Pum (en efecto, se soplaba unos gases terroríficos) nadaba feliz, y en un rato de descanso todos la miraban fijamente y sonreían al mismo tiempo, de lejos los veía, y pensé que ella había ganado sus corazones y por fin éramos un gran grupo de viaje !
    me fui acercando, más y más y más, hasta llegar a menos de un metro de distancia de la alberca donde estaban !!
    la Ivonne Pum Pum tenía un moco del tamaño de una gomita entre la comisura de los labios y su fosa nasal !
    las sonrisas y muestras de atención ! eran producto del asombro que un moco tamaño XXXL puede provocar !

  6. nada como una vida sin mocos. ay, y sin querer escribí una frase que tiene dos sentidos. y mi bosque madura…

  7. Este blog carece de veracidad!!! Las chanclas no son naranjas….!! 🙂

  8. Hola soy nueva por estos rumbos y me encontré con tu blog, ya que lo recomiendan algunos de mis amigos, en verdad me gustó mucho, felicidades, sigue creciendo tu ego, verdad?
    Acabo de empezar un blog, espero lo visites algún día, me gustaría saber tu opinión o nomás date una vuelta.
    http://milau-milau.blogspot.com/
    Saludos

  9. jajaja acuamancito es la ley… asi o mas directo

    saluditos!

  10. jajajaja muy bueno que esta tu blog 🙂
    Me encanta Acuamancito por que es bien directo y que mejor que un infante para hablar claro, no?
    Me puso de buen humor tu post.
    Saludos! ya tienes lectora asidua.

  11. siempre que necesito ponerme de buenas puedo contar con alguna hisotria maravillosa de tu hijo. Felipe necesito volver a escribir, volver con el habito.