Iron Man contra los invasores

El hombre de los zapatotes y la nariz roja se plantó en medio del parque y se puso a inflar globos.

—Yo quiero un globo —dijo Iron Man.
—Pues acércate a que te de uno… —le dije.

Los niños se peleaban por ellos. Un niño le arrebataba el globo a otro. Se levantaba el polvo rojizo. Iron Man se puso a una distancia prudente. No quería meterse en líos ni rebatingas.

—Acérquense, acérquense, que el show va a comenzar.

Tímidamente, Iron Man dio unos pasitos. Los niños se empujaban. Una niña cayó al piso de tierra.

—Apúrense, vamos —gritó el de la narizota—, que si no van a venir los marcianos y se los van a llevar a todos.

Y entonces, Iron Man, diminuto entre los columpios y las resbaladillas, se puso a llorar y a huir. Lo alcancé rápidamente.

—¿Pero qué pasó? ¿Por qué te vas?

No podía hablar del llanto.

—Es que él dijo —sollozo— que iban a venir los marcianos y nos iban a llevar…

Lo abracé. Intenté explicarle que no, que eso fue una broma del payaso, que a los payasos no hay que creerles nada. Pero imaginé su perspectiva: con narizota y zapatotes, pero es un adulto. Y si un adulto se para en el parque y avisa que vienen seres de otro planeta, eso debe de ser una emergencia.

Anuncios

9 comentarios

Archivado bajo Sentimentalismo

9 Respuestas a “Iron Man contra los invasores

  1. Entiendo a Iron Man 🙂

    De niña los payasos me aterraban, corría lejos de ellos o me escondía debajo de las sillas del circo, no me hacía nada de gracia que quisieran que los saludara o fotografiara con ellos (¡que lucraban con mi miedo!…jajaja).

    Este relato es encantador, es la ternura del padre por su hijo que se trasmina, se refleja y se proyecta desde que escribes: Iron Man.

    ¡Besos!

  2. jajajaja me recordaste a un amigo que para el solo existia Fire work man jijijij 😛

  3. Y luego? Que tal si ya no le hace caso o no toma en serio a ningún adulto, ni a señoras gordas pipirisnice con poddle integrado, ni a señores barbones bien trajeados, ni a chicas sexys que visten de minifalda y botas… No no no, hiciste bien, porque en este de efe, hay cada especimen… No vaya a ser…

  4. Jajajaja bueno es mejor asustarse por un payaso siendo niño que por el payaso del video del amero cuando eres adulto

  5. La otra vez vino un payaso a mi mesa del Sanborns y lo corrí, así nomás. Me molestó mucho que se metiera en medio de nuestra conversación, sólo porque en la mesa había un niñito (nuestro hijito). Me cagan, sobre todo cuando te los imponen, te gusten o no. Pinche payaso, seguro quería una propina por su globito de mierda. (Sí, soy un amarguetas, y qué.) Saluds.

  6. princesadecuento

    Insisto… tu hijo es toda una ternurita..

  7. Elisabetha

    No tiene nada de malo temerle a los payasos. A mis 33…aún les huyo, lo mismo que a las botargas. Todos los superhéroes tenemos un secreto!

  8. sandiadia

    mi vidaaaa

    ayy amo a tu hijo

  9. Anny

    ay wow ! soy fan de tu hijo….

    y hare una confesion: TENGO 20 AÑOS Y ME DAN MIEDO LOS PAYASOS !

    pobre, con un payaso y con esas amenazas, como no iba a llorar :S