Vivir para contarlo

Un día de estos voy a contar lo que me ha pasado en los últimos días. Pero como no sé cómo va a acabar todo, me he quedado mudo.

A veces uno quisiera vivir aislado —de acuerdo, yo más que nadie— para poder contar lo que se vive sin herir susceptibilidades. Claro que, si yo viviera aislado no tendría manera de vivir nada que mereciera la pena contar. Así que, para tener algo para contar, y más importante aún, alguien a quién contarle… no vivo aislado; pero entonces pasan estas cosas sensacionales, asombrosas, vergonzosas y rayos, ahora sí tengo qué contarles, pero no puedo contarles.

O lo cuento y me quedo aislado.

O no lo cuento y pido una lana para no decirlo.

O abro un blog anónimo y suelto de sopetón todo lo que no puedo contar.

O espero a que todos estos asuntos envejezcan tanto como para que ya no tenga importancia contarlo.

Anuncios

6 comentarios

Archivado bajo Conversaciones neuróticas

6 Respuestas a “Vivir para contarlo

  1. :)

    Yo digo que calladito te ves mas bonito , tu dime la cifra y ya ok?

    Y no por favooooooor! y menos lo vergonzoso !!!

    :S

  2. Luego la gente escribe novelas en estas situaciones.

  3. Meh, a la gente, de todas maneras, nunca le darás gusto…

    Y sin embargo puedo apostar a que tienes muchos lectores.

  4. Ay cuéntanos… Porfitas!
    Total, más fans no puedes perder, jajaja!
    (:

  5. Anny

    Que nos cuente que nos cuente…

    Aunque la idea del blog anonimo me parece buenisima !

  6. karla

    cuentalooo, tienes ganitas. Obviamente te meterás en rollos e historias, pero ya te dije que ese es el chiste.