Quita manchas

El otro día estaba en casa, tirado en cama, sin bañarme, en calzoncillos. Era un sábado como éste, con un par de moscas que volaban dibujando rectángulos. Sonó el timbre. Me quedé quieto. Para que no supieran que estaba en casa. Volvió a sonar, ahora de forma insistente. Me levanté, me puse una camiseta y unos pants, y me acerqué a la puerta.

—¿Quién?

Algo respondieron. No entendí. Abrí la puerta. Me golpeó la luz de un reflector. Delante de mí, una chica guapa, con rostro televisivo. La iluminaba una gruesa capa de maquilaje y una camiseta con el logotipo de un detergente. Detrás de ella, un camarógrafo y un asistente me filmaban y alumbraban. La chica me apuntó con un micrófono.

—¿Cómo limpias las manchas de tu alfombra?
—No tengo alfombra.

La chica miró el piso de madera de mi depa. Volvió a apuntarme con el micrófono.

—¿Y cómo quitas las manchas de los tapices de tus sillones?
—No tengo sillones…

Volteó a ver al cámarógrafo y a su asistente. Dijeron algo. Se dieron la media vuelta y se fueron. Cerré. Miré mi piso de madera. Mi falta de sillones. Suspiré.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Teatralidad

5 Respuestas a “Quita manchas

  1. Buen día, quisiera saber si darás autógrafos en algún lugar de la ciudad, realmente quisiera leer el libro y darle una copia a mi “en-eso-ando” chava y mi hermano.

    Pienso realmente que ese libro me cambiará la vida… okey no tanto, o sí, digo nadie sabe.

    Dime a dónde tengo que ir y ahí estaré, compro los libros a doble de precio si lo deseas pero no nos niegues el libro con la dedicatoria pertinente.

    Mis direcciones:

  2. Filip

    Ni un tapete por lo menos?

  3. Le hubieras dado los calzones

  4. haha
    yo también dejo de hacer ruido para que la gente se aleje