Autoboicot

Me dijo una vez Pablo, que es sabio: «Ningún animal va en contra de sí mismo, a menos que tenga miedo.»

Y sí.

Como el ser humano es el único inteligente que es animal, no sólo es capaz de sentir ese miedo animal, sino además sofisticarlo, hacer que ese miedo parezca racional, producto de la prudencia.

Cuando era niño scout concebí una especie de Ley pseudo-científica. La llamé la Ley del tronco sobre el río.

Si uno intenta cruzar un tronco sobre un río sin perder el equilibrio, puede acostarse sobre el tronco e irse arrastrando hasta llegar, raspado, al otro lado. O puede uno intentar hacer equilibrios caminando, y lo más probable es que uno caiga al agua. El inconsciente que pasa ese puente corriendo, como quien pisa suelo firme, ese nunca se cae y además pasa velozmente.

El miedo lo arruina todo.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Ando de azotado ¿y qué?

5 Respuestas a “Autoboicot

  1. Ciela

    Soy de Toluca y amo como escribes… y la revista tambien, vivia en el DF entiende snif!!
    Voy a donde se presenta tu libro, como voy,, cuanto cobran?

    me encanta leer pero nunca e ido a una presentacion no se x q dime… q hago???

    sale?

    besos tq

  2. Muy cierto, yo por ejemplo, me hacía pipi en la cama porque me daba miedo que el coco apareciera camino al baño…
    (:

  3. Ya quiero que sea martes…
    (:

  4. La diferencia (y la “civilización”) surge cuando el miedo en vez de limitar, impulsa.

    un saludo