La venganza

La posibilidad de que un mosquito atrapado en el interior de la cabina de un automóvil provoque un accidente fatal, parece remota. Yo opino lo contrario. Si tan sólo los peritos, al llegar al lugar del accidente, se dieran cuenta que en la mano izquierda del conductor —con el cráneo destrozado contra el volante— está el insecto aplastado, podrían cambiar su hipótesis. En seguida, se vería que la incidencia de este tipo de siniestros es abrumadora. Mi hipótesis: la lenta, inexorable, venganza de los mosquitos.

Conscientes de que el zumbido que emiten a media noche es intolerable para los humanos que duermen, y que es tan intolerable que les merece la pena capital en la forma de una mano que los aplasta contra los muros o contra otra mano, han urdido esta conspiración kamikaze: si un mosquito queda encerrado en una cabina de automóvil, sabe que su deber es importunar al conductor en especial en los momentos de mayor riesgo. Su propia muerte no los acobarda, de algo se tienen que morir, y no se tienen noticias de mosquitos que mueran de viejos —morir a edad avanzada les resulta avergonzante.

Saben que nos superan en número, saben que nos sobrevivirán como especie en este planeta, saben incluso que su venganza sistemática es innecesaria: el ser humano es lo bastante estúpido como para provocar su autoextinción en unas pocas generaciones más. Mientras tanto el placer de acercarse al lugar del accidente y ver a los ocupantes aprisionados entre los fierros de sus vehículos, como mosquitos aplastados: eso les basta.

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Profetas

7 Respuestas a “La venganza

  1. Pamela Vazquez

    Muy divertido!!! y cierto también!

  2. Uuuhhh!!! creepy…

    Creo que nunca volveré a ver a los mosquitos sin el debido respeto…

    G.

  3. macarena

    aaaaaah! qué refrescante…

  4. Coincido con tu punto de vista.

    Saludos.

  5. Espero que vuelvas a escribir pronto. Me gusta mucho tu blog.
    No sé si aún me recuerdes pero ¡muchos saludos!

  6. Juan Luis

    Muy cuadrado, tu círculo 😉 Te leeré con gusto. Fresco y ágil. Un saludo.

  7. aleksdevenir

    Jejeje, asertivo compa’. “…mosquitos aplastados”