Klondike

Cuando muera y me pasen la cuenta de las horas que gasté en idioteces, veré que pasé varios meses, tal vez años de mi vida, jugando al Klondike en la Blackberry.

Pero debo de justificarme: ese juego de cartas se parece a la vida.

Para los que no sepan de qué va el juego, es así: uno tiene que formar los mazos completos, y en orden, de espadas, tréboles, corazones y diamantes; pero para lograrlo, uno sólo puede ir acomodando las cartas poco a poco de acuerdo a reglas que no voy a mencionar aquí para no distraerme de lo que quiero decir.

El asunto es: siempre parece que las cartas están puestas para terminar el juego y, con mucha frecuencia, el juego se arruina. A veces se arruina caundo está a punto de realizarse. Cuando parece que estás frente a una combinación que no lleva a nada, ganas. Creo que es debido a que uno pierde tantas veces, que el Klondike obsesiona.

Tras horas y horas de estar jugando eso, he terminado por elaborar una metafísica: pienso que cada partida es una vida humana, en ocasiones parece que tiene todo y, sin embargo, no completa su ciclo y muere antes. Otras veces uno no apostaría nada por esa vida y resulta que ya estaba destinada (por el acomodo secreto de las cartas) al éxito. Estoy sonando a libro de superación personal, pero es justo lo contrario: no importa lo que uno haga, no importa qué tanto uno se esfuerce, pocas decisiones deciden una vida y, en cambio, es como si las vidas estuvieran decididas de antemano, por un juego que sólo vamos descubriendo conforme avanzamos hacia la muerte.

Los dioses están jugando a la baraja con nosotros.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Klondike

  1. Puttana

    “Los dioses están jugando a la baraja con nosotros.” …… Esto fue en junio … ahora en julio los dioses juegan a matar ovnis….

  2. Wow, Felps.
    Gran teoría. O igual y no, pero me gusta comprártela. También me quita culpa a mi. Mando abrazo.