Presente perpetuo

Estuve tratando de irme hacia el pasado en mi perfil de facebook. Buscaba una fecha en específico. No encontré otra manera que darle click al pie de la página decenas de veces hasta que desistí de hacerlo.

Supongo que en algún lado existe alguna aplicación que facilita en facebook los viajes en el tiempo, de la misma manera que aquí, en un blog, uno puede fácilmente acceder a los primeros posts o buscarlos a partir de una palabra.

Ahí no.

Eso me da qué pensar… Es una red social que fomenta el olvido. Te permite saber con cierta facilidad lo que ocurrió recientemente, pero dificulta mucho indagar en el pasado. Saber qué hiciste en un día preciso de, por ejemplo, hace dos años es una tarea ingrata, y se vuelve más tediosa si el perfil investigado está lleno de comentarios, a veces varios en un sólo día.

Ya me había olvidado de mí mismo. Hace apenas un año yo era un entusiasta de la vida virtual, casi parecía una vida más vívida que mi existencia cotidiana. Comentaba a cada rato, en twitter y facebook, por cualquier tontería. Ahora ya no. En algún momento todo eso empezó a cansarme.

Pero me queda la teoría del complot: la realidad que las grandes corporaciones nos quieren hacer vivir carece de pasado, está destinada al olvido, es un eterno aquí y ahora que parte de ninguna parte para llegar a este presente que, en todos casos, es difuso, hipersocial. El tejido humano, el social, como una enorme esponja marina cubriendo los continentes.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Presente perpetuo

  1. Así se le facilita el trabajo a Winston Smith.