Hologramas

Un holograma es una impresión en dos dimensiones que contiene información de tres dimensiones. Por eso al mirarlo parece que la imagen tiene volumen. Leí que algunos científicos proponen que nuestro universo es eso: un holograma, la expresión en apariencia tetradimensional (tiempo incluido) de un estado cuántico de sólo dos dimensiones. No entendí gran cosa de la explicación, pero en otras palabras se adelanta lo que siempre sospeché: somos planos. Algunos más que otros.

Si se demostrara que somos un holograma, tampoco cambiará mucho la realidad. La seguiremos viendo idéntica. Excepto por dos cosas, especulo: 1) habría destino. El holograma tendría la programación de lo que nos va a suceder: el tiempo ya estaría impreso. 2) seríamos la copia de un original: esto que creemos estar viviendo ya alguien lo vivió por vez primera y no fuimos nosotros.

Ahora crees estar aquí, leyendo esto. No es así. No estás, eres la mera proyección de algo que ya fue y sólo cobra conciencia mientras se proyecta.

(Las cosas que me pongo a pensar para justificar que me pasen las cosas que me pasan.)

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “Hologramas

  1. Es más complejo que eso. Cuando dicen que la realidad es un holograma, se refiere a que lo que creemos real es sólo una ilusión. El dolor que estás sintiendo en realidad no existe, no es algo que esté, es un conjunto de circunstancia que aquello con lo que interpretamos la realidad traduce como un sentimiento horrible… que no está ahí en realidad.

    No coincido en lo de un destino, más bien lo que hay es cualquier número de alternativas posibles. Nosotros en el holograma vemos lo que esperamos ver. Me recuerda más a esas tarjetitas que estaban de moda hace años, que te la pegabas a la nariz y tenías que alejar poco a poco para ver el tercera dimensión. Unos pocos lo lograban y quedaban maravillados, otros pasaban horas alejándose y acercándose la tarjeta esperando ver algo, así pasa con la vida. Me tardé mucho en entenderlo, pero efectivamente, la vida es un holograma 🙂