Monstruo

Creo que nunca había estado tan solo. Podía no tener pareja, pero sin trabajo esto se vuelve tremendo: el contacto humano me parece ya algo extraordinario. Descubro, con horror, que podría ser feliz viviendo en una cueva, y dedicarme a mirar crecer las plantas. Me levanto, me hago güey, desayuno, me hago güey, como, me hago güey, uno de los mejores entretenimientos del día es pasarme horas en la taza del baño, en algún momento del día me doy una ducha, pero eso es opcional, algunas noches meriendo, pero casi siempre no y así hasta que me vence el sueño e inicia el siguiente día. No he ido al cine. No he leído libros. He escrito bastante poco.

Evidentemente, procuro permanecer dentro de los límites de lo civilizado, aún me rasuro, por ejemplo; pero creo que si un día dejo de hacerlo no pasa nada, creo que sigo afeitándome porque todavía convivo con gente en las clases que doy en la universidad, pero el curso termina la próxima semana. Entonces sí: ahí será el parteaguas, poco a poco me iré transformando en algo menos reconocible, tal vez indeseable, apestoso, llegaré a la fiesta de navidad, si es que me invitan a alguna, y los niños huirán de mí con espanto, yo reiré jo jo jo jo, pero no seré Santa, sino un monstruo con barba de talibán y ojos asustados, desgarbado, barrigón.

Si para entonces todavía sé manejar la computadora prometo contar como me fue, pero tal vez ya no: para entonces seré completamente primitivo.

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

3 Respuestas a “Monstruo

  1. Cuando yo era freelance me pasaba lo mismo. Me eché 2 años disfrutando de la hueva más deliciosa de mi vida, pero durante todo ese tiempo boicotee mi hueva con la idea de “necesito convivio humano”, “necesito hacer algo formal”. Pasaba más horas con mi perro que con cualquier persona.
    Como humanos, tendemos a sentirnos mal x “no hacer nada”….
    Ahora que trabajo todo el día pienso en mis días de placer, contemplación y pelis, me arrepiento un poco de no haberlos disfrutado a mis anchas.
    Así que ahora que tienes esta oportunidad de hacer todo lo que no tenías tiempo de hacer, hazlo.
    Lee un ensayo de Rafael Lemus que se llama “Lemus vs. la vida activa” es de editorial tumbona. Te va gustar mucho. http://www.milenio.com/node/257647

    Saludos y buenas vibras.

  2. @_puntito

    hola,
    piensa en todo lo que no podías hacer antes por falta de tiempo y si te dan ganas, hazlo.
    en la medida de lo posible disfruta de no hacer nada. tiene su encanto.
    me recordaron a esto: http://theoatmeal.com/comics/working_home
    saludos 🙂

  3. Güey, no mames, si te disfrazas de Santa porfa invítame. Si no, creo que podrías omitir el jo jo jo.

    ¡Un abrazo!

    S