Capítulos aún no escritos de mi biografía

En los últimos días de 2010 me queda claro que el guionista de mi vida ya se puso a agregar capítulos a lo idiota para que los productores, al ver que mi existencia no genera el menor rating, le ofrezcan mejor la vida de otro personaje más interesante, uno al que por ejemplo, le gusten los viajes, las aventuras, los affaires improbables, los deportes extremos, la ingestión de sustancias, las borracheras multitudinarias, y el rocanrol existencial, pues.

Lo que es a mí por lo visto ya me declaró caso perdido y bien pudiendo escribirme algunos capítulos llenos de intriga internacional, persecuciones, escenas de cama con hermosas espías de Europa del Este y uso de devices hipertecnológicos, no… decidió aventarme a la soltería más austera, al desempleo y a fungir como escriba de este blog para deleite de unos pocos lectores que, no se hagan, también preferirían leer cómo fui secuestrado por una enigmática villana japonesa que, antes de intentar aniquilarme con un super sofisticado rayo láser que me partiría en cuadrados perfectos de carne y hueso, decidió cumplir conmigo —amarrado, por supuesto— sus más alocadas y orientales fantasías eróticas. Obvio, al final no pudo oprimir el botón de disparo porque se enamoró y me dejó escapar en el submarino cargado de misiles nucleares al que sólo pude entrar y poner en marcha tras eliminar uno por uno a los doce guardias armados hasta los dientes.

Bueno, lamento decepcionarlos. Mientras tanto, ya se me ocurrirá algo. En el mejor de los casos, algunos de los próximos posts podrían ser mentiras flagrantes, verlosianas.

Anuncios

Comentarios desactivados en Capítulos aún no escritos de mi biografía

Archivado bajo Uncategorized

Los comentarios están cerrados.